¿Ansiedad a la hora de cenar?

Cae la noche, y con ello aumentan las ganas, a veces descontroladas de comer. Si la última comida que has hecho se remonta al mediodía, tengo que decirte que es sinónimo de Pleistoceno para el cuerpo. Han pasado demasiadas horas y es normal que tengas un hambre voraz. Después de un día estresante llegas a casa y buscas tu momento. Ese momento de relax y tranquilidad que decides casi inconscientemente acompañarlo de lo que pilles en el frigorífico y en la despensa. Pronuncias las palabras mágicas que desatan la locura… Me lo he ganado!! Esa frase que da licencia para caer en todo tipo de tentaciones.

Podríamos decir que esas ansias por comer a última hora del día tienen dos motivos, uno físico y otro emocional. El físico es bastante evidente, si durante el día no has dado al cuerpo los aportes que necesita han saltado todas las alarmas. Sientes hambre, necesidad, vacío en el estómago llámalo como quieras, pero tu cuerpo te reclama gasolina. Los alimentos que aportan rápidamente energía son los ricos en azúcares, seguidos de los carbohidratos simples. Este tipo de alimentos tienen un bajo poder saciante, es más, aumentan el apetito. Asique podemos decir que son el preámbulo de un suma y sigue, de un picoteo de calorías que casi con toda seguridad no tendrás tiempo de gastar antes de irte a la cama, y se terminarán convirtiendo en parte del flotador que rodea tu cintura. El otro motivo, el emocional, es la necesidad de recompensarnos por el estrés de la jornada. Si realmente te mereces ese premio concédetelo en las primeras horas del día, tendrás tiempo para quemar sus calorías.

sesame-soy-norwegian-salmon-and-spinach-salad-medley_large.jpg
Ahí van mis recomendaciones para mantener a raya las ganas de comer de forma impulsiva.
Cumple con al menos cinco comidas al día. Saltarte una comida genera ansiedad, ralentiza el metabolismo y aumenta la acumulación de grasas.
Incluye todos los macronutrientes. Muchas dietas eliminan los hidratos de carbono con el fin de perder peso de manera exprés. La función principal de este macronutriente es aportar energía, si los eliminas te sentirás cansado, decaído y poco lúcido mentalmente. La ansiedad crecerá y las posibilidades de caer en la tentación de dulces irá en aumento puesto que tu cuerpo buscará energía rápida (azúcares).
Planifica las cenas, te ayudará a no picotear lo primero que pilles.
Alimentos de consumo diario: cereales integrales, fruta, verdura, proteínas magras y grasas saludables en forma de frutos secos.
Evita alimentos procesados, azucarados y/o elaborados con harinas blancas.
No concivas la cena como un premio sino como la preparación para afrontar bien el día siguiente.
La cena la debes realizar en la mesa, no en el sofá. Evita comer frente a la televisión.
Y cuando termines de cenar lávate los dientes. Además de por higiene, será el punto y final, hará que dejes de tener el sabor de la comida.
Estoy convencido que estas pautas te ayudarán a controlar el consumo de calorías, descansarás mejor y afrontarás el día siguiente con ganas de un buen desayuno, te cargará de energía para tener un día redondo.

 

Raúl Personal Trainer.