Comidas en Navidad, ¿ Cómo las Enfoco ?

IMG_9286PNGCALMA

Primero de todo os tengo que decir que la mejor estrategia para no perder los nervios en estas fechas es tomarse las cosas con calma. Es posible que haya fluctuaciones de peso en los próximos días, pero en mi opinión y experiencia personal hay que pasarse mucho para que lo que viene rápido no se vaya rápido.

En general, si se aplica la moderación y el sentido común para afrontar las fiestas, es muy complicado que las fluctuaciones de peso se mantengan más allá de la primera-segunda semana de enero, ya que aunque es bien posible que se gane algo de grasa, lo normal es que la mayoría de ese peso sean líquidos.

Tened en cuenta que las comidas/cenas a las que se suele ir son el 24, el 25, el 31, el 1 y el 6. Normalmente son estos 5 días, y realmente es muy complicado que 5 días destruyan los resultados de todo un año de trabajo, o varios meses siquiera.

PERSPECTIVA

Lo segundo que creo que tenéis que entender es que el gran problema, como comentaba antes, no son los 5 días de fiestas que suelen haber.

El problema de que en navidad se gane la mayoría del peso que se ganará durante el año es que la navidad ya no son 5 días, y desde finales de octubre la gente ya entra en “modo fiestas” y se pone a comprar turrones, polvorones, chocolate, bombones, y demás lindeces.

Como decía Pablo Zumaquero hace unos días por twitter, el problema es que estamos comprando este tipo de productos un mes y medio antes, porque los grandes supermercados nos invaden con impactante publicidad desde octubre, los tenemos en casa mucho más tiempo y, evidentemente, los acabemos consumiendo.
Y mucho más obvio cuando lo combinamos con el “modo fiestas” antes mencionado, en el que es extremadamente común que flexibilicemos la dieta (y con eso me refiero a que nos la saltamos porque es navidad), dejemos de entrenar a menudo porque es navidad, tomar 2-3 copas de más a menudo porque es navidad, etc…

En mi opinión el verdadero problema de esta época es todo esto, estos pequeños detalles diarios, no tanto los 5 días puntuales en los que comemos con la familia.

DISFRUTA

Esto es a modo personal, pero las navidades son una vez al año, y para mucha gente es el único momento del año que pasa con muchos de sus seres queridos. Creo que es un buen momento para disfrutar y estar a gusto, en vez de estar contando calorías, estar pensando cuanto peso se va a ganar y autoflagelándose por ello o estar agobiado por la cantidad de cardio que se va a tener que hacer para compensar.

Sinceramente, creo que no toca. Y más cuando ya he dejado claro que el enemigo realmente no es la comida de Navidad “per se”. Mi consejo es que te lo pases lo mejor posible y disfrutes de las navidades.

MODERACIÓN

Parece de sentido común, pero es algo que la gente no acaba de entender llegado el momento.

¿Sabías que no tienes que acabar totalmente lleno de comida en navidad?
¿Sabías que puedes no repetir 4 veces?
¿Sabías que puedes comerte 1 pedacito de turrón y no 4 tabletas?
¿Sabías que no pasa nada si no te acabas el plato?

No pasa nada señores. Incluso dentro de una comida familiar puedes aplicar el autocontrol y no acabar consumiendo un superávit de 3000 calorías. Os recomiendo que estas fiestas, si estáis preocupados por el peso, apliquéis la moderación. Tan sencillo que incluso choca, pero es que no hay nada mágico.

ESTRATEGIAS PARA EQUILIBRAR

Vale, puede ser que por presión social, para no hacer llorar a la abuela que ha preparado la comida con todo su amor, o porque está tan bueno que cuesta no repetir, te hayas pasado durante la comida. No pasa nada. Recuerda, punto 1: Calma.

Se pueden buscar alternativas para equilibrar el día. Si has comido mucho, puedes hacer Ayuno Intermitente al día siguiente, o durante los días siguientes a la comida, puedes crear un déficit calórico interesante que compense parte del exceso anterior, etc…

Otra cosa muy importante para los días en medio de las fiestas es que te centres en alimentos saciantes y muy bajos en kcal. Fruta, verdura, legumbres, tubérculos y proteína magra deberían ser las bases de tu alimentación esos días. Te permitirán estar saciado más tiempo y consumir muy pocas kcal sin enterarte, con lo que equilibrar el exceso del día anterior será relativamente fácil.